Denunciar crímenes de guerra no es un delito, es un deber moral

Denunciar crímenes de guerra no es un delito, es un deber moral
23 horas en su celda de 6 m2, desnudo e incomunicado y con una hora de ejercicio. ¿Eso es lo que se merece alguien que ha denunciado crímenes de guerra? Lo que si es un crimen es entregar en nobel de la paz a quien lo retiene por ello. Pincha en la foto y firma la petición en la página a la que te redirige. Después mira el vídeo y dime quien es el criminal: http://www.youtube.com/watch?v=7qpVnn2pz4w

miércoles, 31 de agosto de 2011

Una anécdota sobre el PSOE y los referéndums: el derecho a opinar solo si conviene

Estos días del año 2011 nos enfrentamos directamente a un atropello a la democracia española entendida como el poder del pueblo.
La constitución va a ser reformada con la alianza de los 2 grandes partidos del turnismo español. PP y PSOE llevan a cabo una extraña y poderosa alianza para tal fin, oyendo lo que desde fuera de nuestras fronteras otros poderes dictan y dejando a la vista lo dañada que se encuentra la soberanía nacional.
Sin embargo, para tal atropello no cuentan con el consentimiento de la población española y no tienen la más leve intención de escuchar a la misma en lo que considero la máxima expresión de la voluntad del país: un referéndum, exactamente igual al que la aprobó.

Por lo anteriormente mencionado me gustaría recordarle una anécdota al PSOE, ya que era el partido con fuerza y aún contaba con credibilidad por parte de la ciudadanía por aquellas épocas, dejando claro que esto no exculpa de ninguna manera a la fuerza mayoritaria de la oposición y que con esto solamente pretendo mostrar la hipocresía del partido mencionado en primera instancia.

Vamos allá:
En octubre de 1981, durante el gobierno de Leopoldo Calvo Sotelo, se solicita la adhesión de España en la OTAN y en junio del 82 la entrada como miembro. La oposición, y especialmente el PSOE, utiliza este hecho como eje central de su campaña de acoso al gobierno. Y para esto pide desde un primer momento la celebración de un referéndum consultivo para conocer la opinión de los españoles, bajo el lema de: OTAN  de entrada NO, exige que te escuchen, exige un referéndum.





Por lo tanto y como podemos ver, en esa época al PSOE todavía le importaba la opinión de la población, ¿O sus intereses políticos? Bueno, dejemos de lado esta cuestión.
Vamos a obviar también la cuestión de si es o no mejor reformar la constitución  porque esa sería la pregunta a responder en el referéndum en caso de que se quisiera escuchar la opinión de la ciudadanía y no me corresponde a mi responderla.

Sin embargo me gustaría dejar un par de preguntas abiertas a todos los militantes del PSOE y en especial a los altos cargos y dirigentes del partido: ¿Se han perdido los valores de compromiso con el pueblo que defendían a inicios de los 80 (en caso de que no fuese por intereses políticos)? ¿Esta vez no debemos "exigir que nos escuchen, exigir un referéndum"?

En mi opinión, una cuestión tan importante como la reforma de la constitución, la base de la democracia española, debería ser consultada. No importa en este momento el sí o el no, ni si tienen razón en modificarla. Lo importante es que la gente pueda participar en decisiones tan importantes como lo es esta, tras su correspondiente información, que opine y que se sienta escuchada. Para eso se supone que estamos en una democracia.

En principio deberíamos suponer que las Cortes Generales, el Congreso y el Senado, representan al pueblo, pero por lo visto solamente unos pocos diputados lo respetan por ahora y tienen ganas de escucharnos. A ellos les doy las gracias por defender la justa participación del conjunto de la ciudadanía en la toma de decisiones con respecto a  su constitución. Y desde aquí animo al resto de diputados y senadores sean del partido que sean a pronunciarse en contra de la modificación sin consulta (que no en contra de la modificación) para no traicionar a todos los españoles.


Por último, hago un llamamiento anónimo a todos los españoles, de izquierdas, de derechas, de centro, de arriba o de abajo, negros, bancos o multicolores, sin importar sus creencias ni su forma de pensar y sobre todo sin importar la opinión respecto a la reforma. 
Os llamo a que os hagáis oír para que no nos arrebaten la soberanía nacional desde el BCE, para que sigamos teniendo voz y voto, por la democracia que necesitamos y por la defensa de nuestra gente, de nuestro país y de nuestra constitución. 

LA CONSTITUCIÓN NO SE TOCA SIN CONSULTAR A LOS CIUDADANOS.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada