Denunciar crímenes de guerra no es un delito, es un deber moral

Denunciar crímenes de guerra no es un delito, es un deber moral
23 horas en su celda de 6 m2, desnudo e incomunicado y con una hora de ejercicio. ¿Eso es lo que se merece alguien que ha denunciado crímenes de guerra? Lo que si es un crimen es entregar en nobel de la paz a quien lo retiene por ello. Pincha en la foto y firma la petición en la página a la que te redirige. Después mira el vídeo y dime quien es el criminal: http://www.youtube.com/watch?v=7qpVnn2pz4w

miércoles, 9 de marzo de 2011

Manifiesto común

www.democraciarealya.es
Somos personas normales y corrientes. Somos como tú: gente que se levanta por las mañanas para estudiar, para trabajar o para buscar trabajo, gente que tiene familia y amigos. Gente que trabaja duro todos los días para vivir y dar un futuro mejor a los que nos rodean.
Unos nos consideramos más progresistas, otros más conservadores. Unos creyentes, otros no. Unos tenemos ideologías bien definidas, otros nos consideramos apolíticos… Pero todos estamos preocupados e indignados por el panorama político, económico y social que vemos a nuestro alrededor. Por la corrupción de los políticos, empresarios, banqueros… Por la indefensión del ciudadano de a pie.
Esta situación nos hace daño a todos diariamente. Pero si todos nos unimos, podemos cambiarla. Es hora de ponerse en movimiento, hora de construir entre todos una sociedad mejor. Por ello sostenemos firmemente lo siguiente:
  • Las prioridades de toda sociedad avanzada han de ser la igualdad, el progreso, la solidaridad, el libre acceso a la cultura, la sostenibilidad ecológica y el desarrollo, el bienestar y la felicidad de las personas.
  • Existen unos derechos básicos que deberían estar cubiertos en estas sociedades: derecho a la vivienda, al trabajo, a la cultura, a la salud, a la educación, a la participación política, al libre desarrollo personal, y derecho al consumo de los bienes necesarios para una vida sana y feliz.
  • El actual funcionamiento de nuestro sistema económico y gubernamental no atiende a estas prioridades y es un obstáculo para el progreso de la humanidad.
  • La democracia parte del pueblo (demos=pueblo; cracia=gobierno) así que el gobierno debe ser del pueblo. Sin embargo, en este país la mayor parte de la clase política ni siquiera nos escucha. Sus funciones deberían ser la de llevar nuestra voz a las instituciones, facilitando la participación política ciudadana mediante cauces directos y procurando el mayor beneficio para el grueso de la sociedad, no la de enriquecerse y medrar a nuestra costa, atendiendo tan sólo a los dictados de los grandes poderes económicos y aferrándose al poder a través de una dictadura partitocrática encabezada por las inamovibles siglas del PPSOE.
  • El ansia y acumulación de poder en unos pocos genera desigualdad, crispación e injusticia, lo cual conduce a la violencia, que rechazamos. El obsoleto y antinatural modelo económico vigente bloquea la maquinaria social en una espiral que se consume a sí misma enriqueciendo a unos pocos y sumiendo en la pobreza y la escasez al resto. Hasta el colapso.
  • La voluntad y fin del sistema es la acumulación de dinero, primándola por encima de la eficacia y el bienestar de la sociedad. Despilfarrando recursos, destruyendo el planeta, generando desempleo y consumidores infelices.
  • Los ciudadanos formamos parte del engranaje de una máquina destinada a enriquecer a una minoría que no sabe ni de nuestras necesidades. Somos anónimos, pero sin nosotros nada de esto existiría, pues nosotros movemos el mundo.
  • Si como sociedad aprendemos a no fiar nuestro futuro a una abstracta rentabilidad económica que nunca redunda en beneficio de la mayoría, podremos eliminar los abusos y carencias que todos sufrimos.
  • Es necesaria una Revolución Ética. Hemos puesto el dinero por encima del Ser Humano y tenemos que ponerlo a nuestro servicio. Somos personas, no productos del mercado. No soy sólo lo que compro, por qué lo compro y a quién se lo compro.
Por todo lo anterior, estoy indignado.
Creo que puedo cambiarlo.
Creo que puedo ayudar.
Sé que unidos podemos.
Sal con nosotros. Es tu derecho.

¡El 15 de mayo todos a la calle!

3 comentarios:

  1. Leer comentarios asi me llena de satisfacción, ver blogs donde se intenta cambiar la situacion, la red moviendo a todos hacia el cambio, hacia evitar que los aprtidos politicos tomen el pelo a la sociedad.
    Para ello cree http://www.cambiemosespana.es, para que entre todos mostremos el descontento social, agipando las ideas de todos y que todo el mundo pueda publicar su artículo donde criticar, dar ideas o mostrar su desagrado con la situación.

    ResponderEliminar
  2. Hola amig@, por supuesto ya estás enlazado en Los Silencios del Bufón. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. No dudes que lograremos cambiar esto. Solo falta tiempo y las circunstancias nos serán favorables, nos debemos ir uniendo sin prisa pero sin pausa, todo merecerá la pena.

    Gracias a gente como tú, que actúa desinteresadamente por la prosperidad de su pueblo, la victoria se nos será regalada.

    www.ejercitodelalibertad.blogspot.com

    ResponderEliminar