Denunciar crímenes de guerra no es un delito, es un deber moral

Denunciar crímenes de guerra no es un delito, es un deber moral
23 horas en su celda de 6 m2, desnudo e incomunicado y con una hora de ejercicio. ¿Eso es lo que se merece alguien que ha denunciado crímenes de guerra? Lo que si es un crimen es entregar en nobel de la paz a quien lo retiene por ello. Pincha en la foto y firma la petición en la página a la que te redirige. Después mira el vídeo y dime quien es el criminal: http://www.youtube.com/watch?v=7qpVnn2pz4w

lunes, 7 de marzo de 2011

Al margen del caballo de Troya

¿Quién no conoce la bella historia mencionada en la Odisea de Homero? El caballo se construyó tras una idea de Odiseo, el cual, en una caminata, vio como un halcón intentaba cazar una paloma. La paloma consiguió refugiarse en un agujero fuera del alcance del depredador, pero el halcón, paciente, esperó escondido a que la paloma confiada saliese y encontrase su perdición. Este hecho iluminó la mente de Odiseo, que concibió la creación del famoso caballo de madera gracias al cual destruyeron la ciudad de Troya.

Pues bien, haciendo una analogía de la historia (y con la intención de explicar el título), en los últimos meses vimos como la dirección general de CC.OO y UGT nos metía el caballo (en forma de medidas que suponen el retroceso en la lucha obrera) en casa. Nos han conseguido vender de la manera más elegante posible, llegando a decir que había conseguido una buena negociación. Señor Toxo y señor Méndez, permítanme decirles una cosa:  NO HABÍA NADA QUE NEGOCIAR. En la lucha obrera no se negocia con los derechos ya conseguidos devolviéndole al patrón lo que se le ganó. Un sindicato no se puede permitir recortar derechos que ya teníamos porque está para todo lo contrario, para defender los existentes y conseguir más derechos. Por eso la gente se afilia a un sindicato y para eso nacieron. No manchen el nombre de la gente que fundó sus sindicatos y de los miles de obreros que de verdad creyeron y creen en ellos. Su postura tenía que haber sido la del no contundente como la del resto de sindicatos. En derechos sociales no se da un paso atrás. Pero claro, no quieren morder la mano que les da de comer. Mucho dinero para formación y otro tanto para su bolsillo. Pues bien, necesitamos más lucha que formación y que dinero en estos momentos. Los sindicatos, escuchen bien, no volverán nunca a ser lo que eran hasta que solamente los mantengan sus afiliados mediante cuotas periódicas y no el gobierno contra el que tiene que luchar.

Ese fue nuestro caballo de Troya, la manera en la que nos jodieron. ¿Porqué entonces el título? Por algo que ya era necesario desde hace tiempo. Acaba de nacer democraciarealya, un proyecto en el que conjuntamente, y al margen de los sindicatos, los ciudadanos se empiezan a organizar. Empiezo diciendo que visitéis la página y que os inscribáis en lo que podáis ayudar (como repartir y pegar carteles, difundir entre familiares y amigos la información, diseñar nuevos carteles...) y sobre todo que asistáis a la manifestación convocada para el 15.05.11.



Exijamos entre todos un cambio de rumbo. Esta situación no es nuestra culpa pero la estamos pagando nosotros. Es el momento de reaccionar y hacer que los banqueros y los políticos se hagan cargo de la crisis y no nos la carguen toda a nuestras espaldas. Es el momento de exigir una democracia participativa en la que los ciudadanos de verdad contemos, en la que se nos escuche cuando decimos mayoritariamente que no a alguna medida y, en definitiva, una democracia que nos represente realmente: una verdadera DEMOCRACIA y no una dictadura encubierta por el bipartidismo. 


No elijas lo de siempre. Muévete, actúa y lucha.

2 comentarios:

  1. Hola, si quieres adherir tu blog a la convocatoria envía un mail a contacto@democraciarealya.es

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Hola Amarok,

    efectivamente tu blog y el mío son parecidos. Sobre todo van en la misma dirección.
    Yo te animo a que te adhieras a la convocatoria, tal como hizo Fabio.

    Nos vemos!

    ResponderEliminar