Denunciar crímenes de guerra no es un delito, es un deber moral

Denunciar crímenes de guerra no es un delito, es un deber moral
23 horas en su celda de 6 m2, desnudo e incomunicado y con una hora de ejercicio. ¿Eso es lo que se merece alguien que ha denunciado crímenes de guerra? Lo que si es un crimen es entregar en nobel de la paz a quien lo retiene por ello. Pincha en la foto y firma la petición en la página a la que te redirige. Después mira el vídeo y dime quien es el criminal: http://www.youtube.com/watch?v=7qpVnn2pz4w

miércoles, 23 de febrero de 2011

La mentira más gorda es la más aceptada

Ahora que al parecer esta "de moda" por su 30 cumpleaños el supuesto intento de golpe de estado, no dejan de salir noticias recordando lo sucedido aquel 23 de febrero de 1981, en el que el rey, el salvador de la patria, consiguió mediante un llamamiento a las autoridades militares acabar con todo el movimiento que nos llevaría de vuelta a la España franquista. La versión de los medios de comunicación de este Estado ya me la se al dedillo, como cualquier otro español, porque año a año y desde que era niño me han ido contando como nuestro queridísimo Don Juan Carlos salió a defender la joven democracia imperante.
Ahora bien, por suerte para nosotros y desgracia para ellos no son todas las mentes igual de crédulas en este país. La versión oficial del intento de golpe de estado es cada vez más cuestionada, y las diferentes tesis cobran cada vez más sentido, siendo defendidas incluso por figuras importantes de la izquierda como el exdirigente del PCE y IU, Julio Anguita. Ahora tenemos información que nos hace ir por caminos diferentes, que también sea dicho, tienen mucho más sentido.
La simple teoría del "lavado de imagen" debería bastar para que por lo menos germine la semilla de la desconfianza hacia la historia repetida hasta la saciedad. Empecemos pues a desconfiar: una vez muerto Francisco Franco deja al frente del estado por su voluntad al hijo del rey al que le correspondía el trono, Juan de Borbón. La imagen del rey queda de esta forma vinculada a un régimen que, una vez caído, comienza a tener detractores hasta en la sopa. Detractores, claro está, que ya existían pero antes no podían hablar. ¿Que hacer para acabar con este feo estigma que podría perseguirle toda su vida? Ese estigma que la izquierda siempre le reprocharía con razón fue eliminado de un plumazo con su intervención durante el golpe que tenía como dirigente a Tejero.

¿Que ocurriría si esto saliese a la luz? ¿Que ocurriría con el populismo que por desgracia rodea a una persona que se ganó un gran puesto en el estado por su ascendencia si la verdad saliese a la luz?
No creo que tengamos la suerte de escuchar por muchos años una versión oficial distinta a la que nos ofrecen, pero no por eso nos la vamos a creer.
Al que le haya picado la curiosidad y empiece a dudar de tamaña mentira acabará por convertir la duda en convicción aquí: http://www.kaosenlared.net/noticia/30-anos-23-f-teorias-autogolpe-cobran-cada-vez-mas-fuerza
Me despido no sin antes recordar un refrán para la ocasión: no hay más ciego que el que no quiere ver.

No hay comentarios:

Publicar un comentario